Yashica FX-3 Super 2000

Yashica FX-3 Super 2000

Mi analógica, Yashica FX-3 Super 2000

Hoy os quiero contar, la que realmente es mi cámara de paseo y no de trabajo. La Yashica FX-3 Super 2000, con la fácil que es Nikon X, Canon R o Sony A9… El nombrecito, se las trae, para mí es, la pequeña.

Yashica FX-3 Super 2000
Yashica FX-3 Super 2000

Siempre me ha gustado mucho lo analógico. Por la paciencia, por no saber qué saldrá, por eso de pensar qué hacer antes de pulsar el botón. Como os cuento en mi libro, el trabajo del fotógrafo deportivo, uno de los factores más importantes es la velocidad, y con este tipo de fotografía es totalmente lo opuesto.

Este modelo, si no me equivoco, es más o menos de 1985 – 1986. Tiene una estructura interna metálica, recubierta de plástico. Y lo mejor es que dispone de fotómetro incorporado, monta carretes de 35 mm. Lleva una focal fija de 50 mm y f1.9, también de marca Yashica. Es la única óptica que tengo para ella, pero no quiero tampoco qué lleve ninguna otra.

Es totalmente manual, tiene fotómetro, para activarlo hay que presionar hasta la mitad de su recorrido al disparador. Se encienden tres leds a la derecha del visor. Un “+” rojo, un punto verde y un “-” rojo, indican la cantidad de sobreexposición o subexposición de la imagen “en el punto central de la imagen”

Ahora os voy a contar cómo llego esta cámara a mis manos.

La cámara se conserva en un estado muy bueno. Pese a un golpecito que lleva en la óptica, o mejor dicho en la zona donde agarra la tapa protectora. Este no afecta lo más mínimo a las imágenes, pero… Podría decir que es su segunda vida, o mejor dicho he sido su rescatador.


Un día tuve que pasar toda la mañana haciendo unas gestiones. Tuve que aparcar el coche donde Cristo perdió el gorro “con perdón de la expresión”. Hasta que no volví después de unas cuantas horas no me quedé tranquilo, ya que la zona no me causó mucha confianza.


Al sentarme en el coche y mirar por el retrovisor, aprecié sobre la tapa del contenedor, algo que me hizo bajar a mirar. ¿Cuál fue mi sorpresa?, era la que iba a ser a partir de ese momento, mi pequeña Yashica FX-3 Super 2000. Iba en su caja original, con sus instrucciones y con su funda de cuero negra original.


Estuve un rato largo esperando por si había sido un olvido de alguien. Deje incluso una nota con mi número por si el antiguo propietario la había extraviado. Ya que me pongo en su lugar y yo lo habría agradecido.

Desde ese instante ya hace algunos años es la analógica que suelo llevar siempre encima. A día de hoy la uso con una correa paracord que le fabrique yo mismo y lleva unos enganches peak design.

¿Tienes alguna curiosidad? ¿Te interesa el mundo analógico? Y mi libro, ¿no lo has visto aún?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
×

Powered by WhatsApp Chat

×